NaruHina
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LOS VERDADEROS SENTIMIENTOS DE NUESTROS CORAZONES.

Ir abajo

LOS VERDADEROS SENTIMIENTOS DE NUESTROS CORAZONES. Empty LOS VERDADEROS SENTIMIENTOS DE NUESTROS CORAZONES.

Mensaje  lunarwolf Sáb Feb 05, 2011 4:17 am

Hola este es el primer fic que hago, iré poniendo a distintas parejas en historias cortas y entrelazadas que pondré en este mismos post, para que no lo busquen en otros lados, la historia tendrá romance, intriga, hipótesis y comentarios internos cargados de ingenio y a veces de sarcasmo, provenientes de mi persona más que del personaje, además, de que posiblemente haga pequeños saltos en el tiempo al estilo Kill Bill, pero manteniendo una coherencia.

LOS VERDADEROS SENTIMIENTOS DE NUESTROS CORAZONES

Capítulo 1.
UNA DECISIÓN A LA LUZ DE LA LUNA

Era una noche clara y estrellada de luna llena en Konoha, mientras que Naruto miraba al firmamento y pensaba en todo lo que le había ocurrido hasta entonces, las peleas con Akatsuki, la verdad sobre la masacre del clan Uchiha, la continua búsqueda de Sasuke, sus arduos entrenamientos, la muerte de Ero-sennin, el ataque de Pain, el descubrir la verdad sobre sus padres y el mismo, y sobre todo la declaración de Hinata.

Al mirar la luna recuerda ese momento en el cual ella le dijo que le amaba, lo feliz que se sintió por un segundo al escuchar esas palabras y lo furioso que se puso al verla herida.

-No dejare que le pongas un dedo más a Naruto – dijo Hinata con una expresión seria en el rostro
-¿Qué haces aquí, Hinata? Huye, no eres rival para el – grito Naruto desesperado
-Lo sé… solo… estoy siendo egoísta… - dijo Hinata de forma calmada
-Pero yo… estoy aquí por mi propia voluntad – continuo
-Yo solía llorar y rendirme fácilmente, casi me fui por el mal camino – musito con un tono de tristeza
-Pero tú… tú me mostraste el camino correcto Naruto-kun - dijo con un tono de agradecimiento y alegría
-Siempre estuve detrás de ti… quería ser como tu… quería caminar junto a ti… quería estar contigo – pronuncio Hinata con su característico tono tímido
-Tú me cambiaste… tu sonrisa me salvo… por eso no temo morir por protegerte – le dijo Hinata mientras le miraba con una gentil sonrisa en el rostro
-Porque yo… te amo… - dijo con un tono dulce y cariñoso
-Hi-hinata – exclamo Naruto atónito – al tiempo que la veía correr para atacar a Pain con su Juho Soshiken
-No lo hagas – grito Naruto lleno de desesperación e impotencia al ver como Pain laceraba el cuerpo de Hinata
-Esto se parece… a cuando mis padres fueron asesinados por ninjas de konoha, frente a mis ojos – dijo Pain de forma fría e inexpresiva
-El amor alimenta el sacrificio… el cual a su vez alimenta el odio – continuo de forma inmutable.

Después de eso Naruto sintió un dolor inmenso en su pecho, no podía soportar que la dulce y tierna Hinata, que siempre había creído en él, estuviese muerta, no podía soportarlo, entonces nada, dejo de sentir todo a su alrededor y su conciencia empezó a desvanecerse poco a poco siendo reemplazada por el odio del Kyubi.

Desde entonces no había tenido oportunidad de pensar en los sentimientos de Hinata y los suyos, ¿Qué sentía el por ella?, ¿era amistad, compasión o era amor?

Al pensar en eso el joven rubio se entristeció, recordó todas las veces que intento conquistar, sin éxito, a Sakura, el cómo hacia hasta lo imposible porque ella se fijara en él y lo aceptara, pero ella solo tenía ojos para Sasuke, recordó lo feliz que ella estaba cuando Tsunade-bacchan lo curo, tras su pelea contra Itachi, el verla abrazándolo mientras lloraba de felicidad y le daba las gracias a la sannin, le hizo saber que ella en verdad lo amaba desde el fondo de su corazón y que él nunca podría cambiar eso.

Entonces recordó ese fatídico día en que Sasuke huyo de la aldea, ver la cara de tristeza y dolor de Sakura, mientras lloraba y le suplicaba que lo trajera de vuelta, le hizo prometer que le traería de vuelta, a cualquier costo. Pero ¿Que significaba Sasuke y Sakura para él?

Todas esas preguntas daban vueltas en la cabeza del joven rubio, quien al sentirse abrumado, deseo que Ero-sennin estuviera ahí para aconsejarle, pero eso era imposible, entonces, recordó que él no era el primero en estar en una situación similar y que en su viaje con Ero-sennin, este ya le había dado un consejo.

¬¬-Flashback-
Naruto y Ero-sennin se encuentran en medio del campo, caminando por un sendero solitario, unos meses después de haber partido de Konoja por su viaje de entrenamiento, cuando de la nada Naruto rompe el silencio.

-Nee. Ero-sennin, dime, ¿porque que siempre intentas conquistar a Tsunade-bacchan?, si siempre terminas fracasando. – pregunto un Naruto con un tono burlón y descarado.
-Ukk -maldito mocoso tenías que decirlo tan fuerte, pensó Jiraya-, bueno veras Naruto, es algo complicado de explicar, jajá. – contesto Jiraya sobándose la cabeza.
-Digo, tienes varios años intentándolo y siempre fallas, además intentas hacer lo mismo con cada muchacha con la que te topas, teniendo el mismo resultado, no crees que ya es tiempo de renunciar. – continuo el niño rubio.
-BAAKAAROO. – contesto Jiraya a la par que le soltaba un golpe en la cabeza al niño.
-¿Qué acaso no has aprendido nada de lo que te he enseñado?, uno nunca abandona una misión, por más difícil o problemática que esta sea. – continuo el sannin.
-¿Eehhh, nani, a que te refieres? Pero eso es para las misiones ninja y nosotros estamos hablando de Tsunade-bacchan, no de una misión. – respondió un Naruto confundido.
-Entonces dime ¿Qué acaso el cuidar a tus compañeros de equipo, no cuenta también como una misión ninja? – dijo un serio Jiraya.
-Ehhh, ¿a qué te refieres, Ero-sennin? – exclamo Naruto.
-Te lo dije hace mucho tiempo, aunque parezca joven, Tsunade tiene más de 50 años, además, a lo largo de su vida ha tenido que decirle adiós de forma repentina a las dos personas que más ha amado, su novio Dan y su hermano menor Nawaki. – dijo Jiraya.
-Valla, eso no lo sabía, pero, ¿entonces por qué te comportas siempre de la misma manera? – pregunto Naruto consternado.
-Lo que pasa es que Tsunade es una mujer muy orgullosa, que nunca ha dejado que otros sientan lastima por ella, de forma que si yo lo hiciera, ella no solo me golpearía hasta medio matarme, sino que nunca me lo perdonaría. – contesto el ermitaño.
-Además, desde el momento en que nos conocimos yo siempre he intentado conquistarla, así que sigo intentándolo, no solo por mi propio placer, sino también, para recordarle en cierta manera, que ella no está sola y que puede contar conmigo en todo. Que después de lo que hemos pasado, guerras sin fin, la muerte de nuestros seres amados y el abandono de uno de nuestros compañeros, después de todo eso, yo sigo estando a su lado. – termino Jiraya con una gran sonrisa en la cara.
-Oh vaya, así que es por eso, nee ero-sennin, hace un momento dijiste que Tsunade-bacchan tuvo un novio, ¿no es verdad? –dijo Naruto con cara de intrigado.
- Así es, su nombre era Dan, era un hábil ninja, fue uno de los pocos que apoyaron a Tsunade cuando propuso la creación de los médicos ninjas para las misiones, durante la guerra. –contesto Jiraya.
-¿Entonces que paso con él? – pregunto Naruto.
-Bueno, veras Naruto, el desafortunadamente murió, en una misión que le encomendaron durante la guerra, a causa de una herida que Tsunade no pudo curar – dijo Jiraya con cara de melancolía y tristeza.
- Que triste, -dijo Naruto, a la par que bajaba la mirada- y ¿Qué paso con Tsunade-bacchan?, dime. –pregunto preocupado el niño.
-A decir verdad, eso fue lo peor que le pudo pasar en la vida, después de su hermano pequeño, Dan fue la persona a la que más amo Tsunade y lo peor es que murió frente a sus ojos, sin que ella pudiera hacer algo, eso la hizo volverse fría y caer en el vicio del juego. –dijo Jiraya con un tono de profunda tristeza.
-Vaya no me imaginaba que algo así le hubiese pasado a Tsunade-bacchan, nee ero-sennin dime, ¿Qué sentiste cuando descubriste que Tsunade amaba a alguien que no eras tú?, ¿seguiste tratando de conquistarla?, digo, es duro que alguien a quien tú quieres, ame a alguien que no eres tú. –pregunto Naruto con una mirada que claramente reflejaba dolor y tristeza.
-Bueno, a decir verdad al inicio me sorprendió mucho la noticia, no por el hecho de que él, se hubiese enamorado de Tsunade sino porque ella decidió corresponderle. –le respondió serio Jiraya.
-A demás yo sabía desde el inicio, que Tsunade amaba a Dan, por eso mismo, durante el tiempo que anduvieron juntos, jamás intente nada, de igual manera durante su etapa de duelo, tanto de Dan como de su hermano Nawaki y solo hasta que vi que había dejado de llorar, regrese a lo mío. –dijo en un tono serio con una sonrisa pícara al final.
-Pero entonces, ¿qué fue lo que hiciste cuando el murió?, digo el ya no estaba y tu aun sentías algo por ella, ¿no es así? –pregunto el niño mandarino.

-Bueno, es cierto que siempre me sentí atraído por ella y que al verla con Dan me sentí muy mal, pero también ella es alguien importante para mí, y al final decidí que lo más importante para mí era su felicidad, además ella hasta la fecha sigue amando a Dan. –dijo Jiraya con un tono serio y pensativo.
-Entonces ¿porque sigues acosándola con tu mirada de pervertido lujurioso cada vez que le miras sus tetas?, ¿eh ero-sennin? –pregunto Naruto con una mirada de intriga.
-BAAKAAROO. – grito Jiraya a la par que soltaba un golpe en la cabeza al niño mandarino.
-Yo no la acoso –contesto furioso y apanado-, yo... yo reúno información para mis libros. –finalizo Jiraya a la par que intentaba mostrar una pose solemne mientras caminaba.
-Entonces – tartamudeo Naruto -, eso significa que, si la persona a la que yo amo, no me corresponde, ¿terminare mis días acosándola como un anciano pervertido? –dijo Naruto mientras detenía su andar en seco y volteaba la mirada al suelo con una cara de tristeza.
-Hey que te dije acerca de… -pronuncio un molesto Jiraya antes de darse mirar la cara de Naruto y detenerse a su lado.
-Vamos ¿Por qué esa cara larga Naruto?, que eso me haya pasado a mí no significa que también te pase a ti, estoy seguro que tarde o temprano encontraras a alguien que te amé, ya sea la persona de la cual tú te enamoraste en un principio o alguien que se haya enamorado de ti por tus acciones y tu forma de ser. –dijo Jijaya mirando a Naruto con una sonrisa y poniendo su mano en su hombro.
-Dime ero-sennin, ¿en verdad crees tú que exista alguien que quiera amarme? –pregunto naruto con voz entre cortada y soltando una pequeña lagrima.
-Por supuesto – grito Jiraya a la par que golpeaba el hombre de naruto -, después de todo no estás tan feo y cómo vas a ser entrenado por mí, el galante Jiraya, el más poderoso de los 3 legendarios sannin, el sabio ermitaño de las ranas y el más grandioso novelista de todo el mundo, te aseguro que te convertirás en alguien extremadamente fuerte y llamaras la atención de muchas mujeres. –continuo gritando con un aire de excesiva confianza y orgullo hacia sí mismo.
-Así que lo que nunca debes olvidar Naruto, es siempre cuidar de tus compañeros de equipo, ya sea de una u otra forma, ser sincero con tus sentimientos tanto hacia ti mismo como hacia los demás, ya que el mentir sobre eso es lo más doloroso que puedes hacer a otros y sobre todo que aun cuando es correcto buscar el amor, nunca olvides que a veces es el amor el que te busca a ti. –continuo Jiraya mientras ponía su mano en la cabeza de chico.
-Es mas incluso puede que ya conozcas a esa persona que te ama, pero tú por ser tan idiota, no te has dado cuenta de sus sentimientos por ti. –termino Jiraya con uno tono burlón y riéndose.
-Gra-gracias ero-sennin. –dijo Naruto mientras ambos retomaban su caminar.

-Fin del flahsback-

-Vaya después de tanto tiempo me sigues enseñando ero-sennin, gracias. –dijo Naruto con una sonrisa en la boca y una lagrima en los ojos mientras volteaba a ver la luna.


-Muy bien ya lo he decidido –dijo Naruto mientras se levantaba- Tengo que encontrarla de prisa, tengo que hablar con ella, ¿pero dónde podrá esta?, lo tengo ya sé cómo encontrarla. – pronuncio Naruto mientras salía disparado por los aires con un gran salto en dirección a la zona oeste de Konoha.

Mientras tanto, en una parte del bosque a la afueras de Konoha tres jóvenes estaban a orillas de un pequeño rio con una cascada admirando las luciérnagas y viendo el agua correr, cuando uno de ellos rompe el silencio.

-Hey Hinata se hace tarde Shino y yo ya nos vamos, ¿te vienes tú también? –pregunto el chico perro a al ojiperla.
-Eh, no gracias yo me quedo un rato más, antes de regresar a la residencia Hyuga. –contesto la chica de ojos blancos.
-Muy bien, entonces nos veremos mañana en el campo #3 para nuestro entrenamiento, hasta mañana Hinata. –dijo el chico con lentes oscuros y capucha.
-Oye Shino, ¿crees que estará bien dejar sola a Hinata?, no vaya a ser que le pase algo. –pregunto el chico perro con algo de preocupación.
-Descuida estará bien, Hinata es fuerte. –pronuncio Shino en su típico tono serio e inexpresivo.

Mientras tanto en la parte oeste del Konoha, Naruto había llegado a la entrada de la mansión del clan Hyuga, era una gran casa al centro con diseño tradicional, aunque de reciente construcción debido al ataque de Pain, y rodeada de varias casas más pequeñas las cuales compartían el mismo diseño clásico con varios espacios interiores para practicar, todo rodeado por una gran muralla con un gran portón de madera al frente.

-Hola buenas noches disculpen la molestia ¿hay alguien? –grito Naruto mientras golpeaba el portón de la entrada principal.
-Ya voy, guarda silencio muchacho, ¿Qué no ves la hora que es? Esta es una casa decente ¿lo sabias? –respondió una vos claramente molesta mientras abría la puerta.
-Si ¿qué es lo que deseas?, eh Naruto-san, ¿no es así? –pregunto un hombre joven tras ver su rostro y creer recordarlo vagamente.
-Eh, si hola, perdón por molestar a estas horas pero, ¿podría hablar con hinata? Por favor, es muy urgente. –dijo Naruto con un tono un agitado.
-Lo siento pero la señorita Hinata no se encuentra por el momento. –contesto.
-Entonces, sabe usted ¿Cuándo es que regresara? o ¿Dónde es que se encuentra para ir a buscarla? –pregunto Naruto con insistencia mientras apoyaba su mano y pie en la puerta para evitar que la cerraran.
-Eh, no lo siento joven, yo no sé dónde se encuentra la señorita Hinata en estos momentos, disculpe. –termino de decir el joven mientras intentaba cerrar la puerta.
-Hey Ko*, ¿Quién está en la puerta dando lata a estas horas? –se oyó decir una voz al fondo del pasillo.
-Oh Neji-san, es el joven Naruto que busca a la señorita Hinata, pero ella no se encuentra en estos momentos. –respondió al momento en que hacia una leve reverencia hacia el chico de pelo largo.
-Hey Neji hola, disculpa pero ¿por casualidad sabes donde se encuentra Hinata ahora? –pregunto entusiasmado Naruto.
-Salió esta mañana a entrenar con sus compañeros de equipo, me dijo que iban a ir al bosque, pero no a que parte es especial, aunque para estas horas ya deberían estar regresando. –respondió Neji con serenidad.
-Entonces esta con Shino y Kiba, ok, gracias por tu ayuda Neji. –dijo Naruto mientras salía disparado por su potente salto.

(*): Ko es el nombre de quien aparece acompañando a Hinata durante el ataque de Pain poco antes de ella vaya en auxilio de Naruto. (Al menos en la traducción que yo tengo).

Naruto aterrizo en un gran árbol y se dispuso a buscar a sus compañeros en los alrededores, pero la oscuridad de la noche, le impedía ver claramente.

-Ahh demonios, muy bien kage bunshin no jutsu. –grito, tras lo cual 20 Narutos salieron disparados en todas direcciones.
-Muy bien ya los encontré. –grito un clon, tras lo cual los demás se esfumaron en una nube de humo y el original llego a escena.
-Shino Kiba, que bueno que los encuentro ¿han visto a Hinata? –pregunto Naruto con clara agitación y felicidad en el rostro.
-Naruto, hola cuanto tiempo, sabes es de mala educación preguntar por alguien más, sin antes saludar adecuadamente. –le reclamo Shino con su habitual tono.
-Gomengomen, pero es que tengo algo de prisa. –se disculpó el joven rubio.
-Ella se encuentra en la parte sureste del bosque, cerca de donde hay un pequeño rio. –contesto el chico perro mientras señalaba la dirección con el dedo.
-En serio gracias Kiba, adiós. –grito Naruto mientras se alejaba corriendo.
-Oye Kiba, ¿crees que eso fue lo correcto?, en especial después de lo que nos contó Hinata. –pregunto Shino mientras lo miraba a la cara.
-Pues no creo que les haga mal hablar un poco a solas, además se trata de Hinata y Naruto, tenemos que ayudarles o de lo contrario no pasara nada, descuida todo estará bien. –le respondió Kiba a su compañero con una sonrisa de confianza en la cara.
-Sí, supongo que tienes razón, bien será mejor que nos vayamos a casa, ya es tarde. –termino de decir Shino.

Hinata estaba aún en el bosque, de pie en el rio practicando su juuken golpeando todas las gotas de agua que salpicaba al moverse en el agua, estaba tan inmersa en su entrenamiento que no noto la presencia del joven rubio acercase por su lado izquierdo.

Al llegar al lugar Naruto se detuvo en silencio tras unos arbustos y al ver a la chica concentrada en su entrenamiento no quiso interrumpirla, pero de pronto una vaga imagen de su memoria apareció frente a sus ojos, la imagen de una chica retozando y dando vueltas en una pequeña cascada mientras gotas de roció y pequeños chorros de agua envolvían su cuerpo con cada uno de sus giros, entonces de pronto Hinata dio un giro hacia la izquierda y la imagen de su recuerdo se sobrepuso con la vista del momento y Naruto lo descubrió, aquella chica que vio en aquella ocasión no era otra que Hinata, la chica tímida que le confeso su amor y había arriesgado su vida para salvarlo, al darse cuenta de esto Naruto no pudo más y rompió el silencio.

-Hi-hinata. –tartamudeo naruto.
-Naruto-kun. –suspiro hinata al darse cuenta de la presencia del joven rubio.


ok hasta aqui por el momento luego subo el resto, espero que me dejen comentarios

lunarwolf

Cantidad de envíos : 3
Edad : 33
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 31/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.